Implantan una válvula aórtica humana sin células

El plan era “mantener sólo el armazón” y no dejar ni rastro de las células del donante, explica el doctor José Luís Pomar. Y lo consiguió. Él y varios médicos del hospital Clínic de Barcelona han logrado, por primera vez en España, implantar con éxito en un paciente una válvula aórtica humana descelularizada. La intervención, enmarcada dentro del proyecto europeo ARISE, prevé analizar el resultado del implante de válvulas aórticas cuyas células originarias han sido eliminadas. Esta técnica permite reducir al mínimo el riesgo de rechazo y neutraliza la respuesta inmunológica del organismo al detectar “un cuerpo extraño”.

El éxito de esta técnica abriría un abanico de posibilidades para una intervención —el recambio de válvula aórtica— que se realiza unas 65.000 veces al año en Europa. Hasta ahora, las opciones con las que contaban los facultativos pasaban por implantar una válvula biológica (de ternera o cerdo), una mecánica o una humana criopreservada. Sin embargo, pese a tener buena resolución, las tres técnicas presentan limitaciones que puede atajar este nuevo método: por un lado, la prótesis biológica tiene una durabilidad limitada, la mecánica obliga a acompañar el implantar con medicación anticoagulante de por vida y la humana criopreservada acaba calcificándose con el paso del tiempo.

Font : EL PAIS